5.1.09

Un Pedido

''Vísteme despacio, que estoy apurado''.
Eso fue lo que dijo Napoleón a su criado mientras le abotonaba la camisa. Calmo.

Así de tranquila estoy al saber que te tengo.
A pesar de la inmensidad y nuestra insignificancia.
A pesar de saber que todo termina y que nuestras vidas le importan a menos gente de la que existe.
A pesar de ser un par de hormigas en este hormiguero que puede ser tanto aplastado por una roca como volado por una leve ráfaga, convertido en mucho menos por un rocío al amanecer.
A pesar de todo eso que somos y no, te tengo y me tenés, y tenernos sólo durará lo que quiera, toda la vida, quizás. Porque nada dura tanto como lo pasado, y a su vez esto, forma los cimientos de lo que vendrá. Presagios.
Pero seguí dándome de vos, que mientras existas en mí, conservaré mi tranquilidad napoleónica y no veré tanto la realidad como estas noches en las que no me extrañás más.

4 comentarios:

Lord Raven dijo...

Ratificas con tu texto que la mayor defensa que tenemos para enfrentar el mundo y labrar nuestro futuro es la compañía, aunque las ideas y las ganas vienen individualmente necesitamos de la otra opinión y del apoyo para sacarlo adelante.

Por alguien al que ame, iría por todos los territorios de ultramar, los profundos y allende los cielos.

cinemaniacobogota dijo...

Me gustan mucho los escritos de amor. No me embelesan del todo las promesas incorpóreas de unión, sólo un pequeño consejo de un tipo con amargas experiencias...

Jengar dijo...

¡Hola! no había visto tu saludo...Escribes muy bello. Definitivamente el componente geográfico es fuerte. "Las promesas incorpóreas de unión", como dice Cinemaniaco, sólo pueden creerse y disfrutarse con un amor sincero. sólo una opinión de una amiga con amplias ilusiones. :)

cinemaniacobogota dijo...

Hace mucho no escribes, pequeña, ¿qué ha ocurrido?
Un beso del norte.